Llegada Oxfam Trailwalker Girona Corresolidaris

Crónica Oxfam TrailWalker Girona 100 Km

La crónica de hoy es una crónica algo especial, de aquellas que se deben escribir meditadamente, con calma, ya que hay demasiadas cosas que explicar. Detrás de una carrera tan dura, la Oxfam Trailwalker Girona, hay mucho escondido: emociones, dolor, amistad, coraje, amor, sufrimiento, historias... Y no sólo es especial esta crónica por lo que os cuento, sino también porque os haré una crónica de una carrera que yo no he corrido, pero donde si que he participado con cuerpo y alma porque era del equipo de apoyo de Corresolidaris. Antes de que se me olvide, podéis encontrar todo el seguimiento que hicimos de la carrera en la siguiente página de Facebook: Oxfam Trailwalker Corresolidaris, que fui actualizando en directo con videos, fotos y comentarios, con el poco tiempo del que disponíamos ya que no dábamos abasto.

Para aquellos que no lo sepáis, esta carrera es una carrera donde participan equipos de 6 personas, formados por 4 corredores y 2 soportes/reservas. El equipo de apoyo tiene una doble función: ayudar a los 4 corredores en todo lo que sea necesario (comida, bebidas, ropa, descargas, ... suena fatal ; P) y en caso de lesión de uno de ellos ANTES de comenzar la carrera, ocupar la plaza del corredor de baja. Para poder puntuar en esta carrera, todos los miembros del equipo deben llegar a meta. Sólo que uno abandone, el equipo queda descalificado de la clasificación, aunque puede terminar la carrera.

IMG_0391

Recuerdo una frase que una vez me impactó y me quedó grabada. Básicamente lo que decía era que una carrera la corre mucha gente, y tiene un ganador, pero que en un maratón hay un ganador que es un superhombre/mujer, y todo lo demás son héroes. Creo que es bastante realista, pero que cuando ya pasamos hablar de cosas más grandes de una maratón, esto se convierte en algo épico. Y es que estamos hablando de correr 100 km, una distancia nada despreciable. Incluso para los que la hacen caminando es una prueba bastante dura, imaginaos corriendo. No hace falta que os lo diga ... y esta carrera tiene una diferencia muy importante con otras pruebas épicas (IronMan, ultras, Ultraman): es una prueba de equipo. Por lo tanto, estamos hablando de un equipo de héroes que trabajan todos juntos, una especie de "Los 4 fantásticos", y los dos de apoyo que sin hacer demasiado ruido están allí y hacen su trabajo, pero que sin ellos la historia no funciona, una especie de C3PO y R2D2, haciendo la analogía. Con lo patoso que soy, yo seguramente sería el primero ...

IMG_0386

Los 4 fantásticos eran:

  • Francisco Pérez (Paco Jiuuu, sensei, o como algunos lo rebautitzaron, sensei de Arabia por la gorra que llevaba). 50 años, y líder del equipo
  • Pau Vergés, el baby, el joven Padowan, con 20 años y una energia de cagarse, perdonad la expresión.
  • Juanjo Calero, el diesel. Constante, una cosa espectacular.
  • Iván Rojas, con un espíritu de sacrificio espectacular. El padre del Diari de Sofia i Sara.

Y los dos intergalácticos éramos los siguientes, ayudados también hay que decir por un integrante extra y que sin él no hubiéramos podido hacer todo el trabajo a tiempo:

  • Francisco Castillo (Fran), masajista y cámara gopro ocasional.
  • Marc Casas, conductor y buscador de corredores extraviados.
  • Simón Rojas, el hijo de 12 años de Iván que nos acompañó en nuestro coche durante toda la jornada (hasta las 3 de la mañana), cargado también bolsas y ayudando en todo como un auténtico campeón.

Os explicaré pues la carrera tal y como la vivimos el equipo de apoyo, y como fuimos viendo a los corredores. La experiencia de cada uno de ellos, de cómo lo vivieron, se la dejo en sus manos.

Dormimos en Ripoll (yo me salvé y me tocó con Pau que no roncaba, jajaja) y después de un buen desayuno donde di envidia a algunos corredores comiendo embutidos, salimos hacia Olot con el coche de apoyo que nos había dejado el Oscar. Nota para futuras ediciones: el coche estaba muy bien, pero hay que conseguir una furgoneta por el tema del espacio.

Como os podéis imaginar, había nervios, y como se suele decir, "cada loco con su tema". En Fran y yo con mochilas y preparando cámaras y demás. Los corredores, pues no es necesario que os explique. Que si cremas que ríete tú del anuncio de Loreal, que sí bolsas con todo lo que tenían que llevar, dorsales y chips varios, ropa ... Cada uno de ellos llevaba de hecho varias mudas (de zapatillas también), para ir cambiando durante la carrera. Todas las pertenencias de este tipo las llevábamos nosotros en el coche, claro, para darlas en el momento adecuado. La carrera funcionaba de la siguiente manera. Ellos corrían, y nosotros íbamos con el coche hasta el siguiente punto de control habilitado por la organización, donde les dábamos lo que necesitaban. En los puntos de control, aparte, la organización les daba diferentes servicios dependiendo del punto kilométrico: comida y bebidas varias, fisioterapia, podología, psicología, camas, ... De todo, vaya.

IMG_0401

La salida fue algo espectacular, con más de 400 equipos (1600 personas) todos con muchos ánimos, y eso que el precio de la inscripción era de un mínimo de 1500 € que iban todos íntegramente a dar agua al tercer mundo (más información en la web de la organización). Lo que no calculamos demasiado bien nosotros es que 400 equipos quería decir 400 coches de apoyo, que se traducía en un lío espectacular en la carretera, y más cuando los corredores tenían que cruzar y cortaban por lo tanto el tráfico. Eso, y que tardamos en descubrir cómo diablos arrancaba el coche porque no tenía llave de contacto hizo que llegáramos al primer punto de control, Sant Feliu de Pallerols (para mí mi pueblo) muy justos, y aparcando en el quinto pino. Cargados con las bolsas fuimos hasta la llegada donde ya estaba toda la familia de Ivan (que habían dormido con nosotros) allí, y me encontré también a mi hermano que estaba allí pasando el fin de semana. Los corredores tardaron quizás unos 10 minutos más, y en poco más de dos horas hicieron los 17'8 km que los separaban de Olot. Cuando llegamos ya pudimos entrever los primeros problemas. Paco se puso reflex porque le dolía la bursitis de la cadera. Estuvieron quizás unos cinco minutos, y se fueron.

IMG_0417
IMG_0416

El siguiente punto de control era a les Planes d'Hostoles. Llegamos muy justos también, por culpa de tener el coche tan lejos, pero en esta ocasión ya pudimos aparcar mejor (el grueso de corredores todavía estaba en Sant Feliu). Allí los problemas cambiaron. Paco estaba un poco mejor, pero Iván había tenido un poco de dolor en la rodilla. Bebieron, comieron más barritas energéticas y se pusieron réflex los dos afectados. La parada fue de unos 10 minutos tal vez, y con ello volvieron a la carga después de haber hecho casi 6 kilómetros más.

Escopeteados salimos hacia Amer. Aquí nos despistamos nosotros y nos pasamos la entrada del control al principio del pueblo, que estaba bien señalizada, pero rápidamente nos dimos cuenta del error. Tuvimos que aparcar un poco lejos, y tuvimos que ir cargados con todas las bolsas de los corredores hasta la llegada donde encontramos un pequeño sitio con sombra. Los mosquitos fueron a por mí de la misma manera que los corredores iban a por agua.

IMG_0421

No tardaron tampoco demasiado en llegar. Un par se cambiaron de bambas, y Fran le hizo a Iván un masaje en las piernas para descargar el dolor de la rodilla. Paco se volvió a poner un poco de Réflex, pero estaba mejor. A Juanjo y Pablo les veía perfectos, y eso que ya llevaban un poco más de 30 kilómetros. Con todo esto ya eran casi las 14:00. Les preguntamos si querían comer ya en el próximo control, pero dijeron que preferían esperar a llegar a Girona.

Todo el rato Fran y yo íbamos haciendo fotos, vídeos, y actualizando facebook y whatsapp. La siguiente parada fue en Anglés. Aparcamos en un lugar, que era donde nos decía la organización, donde sufrí por el coche ya que era entre los árboles y tenías que pasar por un camino "complicado". Tranquilo, Oscar, el coche lo tratamos con cariño. Cargamos con todas las bolsas que nos habían pedido los corredores, y cuando llegaron ellos (tal vez 15 minutos más tarde) les proveimos con todo. Tanto Paco como Iván se encontraban bien. El masaje de Fran les había funcionado, así que volvieron a recibir otro e hicieron alguna broma. Con esto ya llevaban casi una maratón en las piernas. La parada quizás fue de unos 20 minutos, y volvieron a salir. Les quedaban 17 kilómetros hasta Girona.

Nosotros cogimos el coche, y ya que por fin disponíamos de un poco de tiempo, aprovechamos para hacer una parada en Bescanó en un supermercado para comprar provisiones extras ya que teníamos miedo de hacer corto. Compramos bebidas y barras energéticas. Queríamos también algún bocadillo para nosotros ya que con todo el follón no habíamos podido comer tampoco, y eran casi las 16:00. Por desgracia, no había, así que fuimos a un bar donde comimos un bocadillo grande que estaba muy bueno, y también un helado para Simón que se merecía eso y más.

01e03ba7102d738bd09a2aa2a4087cb668d8af9b1f

Había visto cerca una explanada que pasaba junto a la vía verde, y como ya teníamos pensado, hicimos una parada allí para dar una sorpresa a los corredores, y de paso, bebida, comida y ánimos. Algunos otros equipos pensaron lo mismo que nosotros. Les hizo ilusión, y así el camino no se les hizo tan largo. Fue una parada técnica muy corta.

IMG_0471

Hacia Girona me equivoqué de camino dentro de la ciudad ya que quise ir de memoria, y perdimos unos 10 minutos. Igualmente llegamos con tiempo para recibir a los corredores, pero no pude evitar tener esa sensación de nervios en cada control por si no llegábamos nosotros a tiempo. En el pabellón de la Fira dejamos todas las bolsas de los corredores, así como las fiambreras para que pudieran comer. Pudimos coger también una mesa para ellos. Aquello me trajo a la memoria unos buenos recuerdos, ya que allí mismo era el lugar donde hacía unos meses habían habido los vestuarios de Juego de Tronos, donde participé como extra.

IMG_0498

En Girona nos encontramos también con Andreu y su pareja (de Corresolidaris ambos) que habían venido expresamente para dar ánimos. También vimos al equipo de Arantxa (ella es también de Corresolidaris), que hasta ese momento habían llevado la camiseta del Diario de Sofía y Sara, y en ese control la cambiaban por la de Corresolidaris. Nuestro equipo llevaba una camiseta especial con un diseño que hice para la ocasión, con un poco de puñetería, todo sea dicho ;P.

IMG_0492

Cuando entraron estaban cansados, y a Iván le había vuelto el dolor de la rodilla, aunque podía correr. El apoyo de su familia que estaba allí le fue muy bien. Comieron cada uno su comida, aunque Pau llevaba un tupper con tanta pasta (que evidentemente no se acabó) que creo que esta semana todavía tiene comida para todos los días. Iván aprovechó para ir al fisio que ponía la organización, y después de unas cuantas fotos con todos, volvieron a arrancar unos 40 minutos después. Eran las 18:15.

IMG_0519

Recogimos, fuimos hasta el lugar donde estaba el coche con todas las bolsas, y como la tirada era larga (16 kms más), pensamos en volver a sorprenderlos. Pero antes pasamos por otro supermercado porque queríamos comprar un par de botellas de cava para la llegada. Paramos en un punto improvisado en Quart a las 19:00, en teoría a unos 7 kilómetros o así de Girona. Estuvimos esperando un buen rato, y cuando ya llevábamos más de 20 minutos empezamos a pensar que quizás ya habían pasado, aunque era muy extraño. Incluso corrí en sentido contrario un kilómetro o así de la vía, y al no verlos, decidimos marchar rápidamente hacia el punto de control. Nos pasó de todo, porque nos perdimos. A Cassà de la Selva el punto no estaba indicado, o al menos no lo vimos, y nos volvimos locos buscándolo (casi 45 minutos). Finalmente llegamos, yo de los nervios pero disimulando, y cuando vimos que no habían llegado nos empezamos a asustar un poco. Me fui a buscarlos corriendo deshaciendo la vía verde, y los encontré caminando a algo más de 2 kilómetros. Iván estaba bastante hecho polvo de la rodilla, y era incapaz de correr. Se ve que el primer kilómetro de asfalto (dentro de Girona) lo había matado. El sufrimiento era evidente. El resto de compañeros estaban bastante bien y animados. Paco parecía haberse tomado algo (aparte de un espirifren o como se escriba), y para mí que el chocolate que se comió no era chocolate de cacao ... Corría arriba y abajo sin parar. Pablo y yo hicimos un sprint de 300 metros (no recuerdo porque demonios), y el cabrito iba por delante todo el rato. La madre que lo.... ¡Y con 70 kilómetros en las piernas!

"Sólo" les quedaban 29 kilómetros (tres etapas de casi 10 kilómetros), pero ya se veía venir que serían duros. Masaje , barras energéticas, más caldo Aneto de la organización, algún café , plátanos , chocolate y otra salida. Eso sí, cuando salieron empezaba a oscurecer, así que se pusieron los frontales. Como ya calculamos que tardarían en hacer los siguientes 10 kilómetros, aprovechamos para ir a una farmacia de guardia, comprar algo por Fran, y luego pensé que tal vez una rodillera le iría bien a Iván, así que la compramos también.

01aebbb6e84b4a87065d5d19042553007729ab6853

La siguiente parada fue Llagostera. Otra vez fue un problema encontrar el pabellón, y más teniendo en cuenta que era de noche. Al final llegamos, y pudimos aparcar al lado. Cogimos todos los bártulos, encontramos lugar en una mesa, y yo volví a correr para ir a buscarlos y darles apoyo, y la rodillera, ya que me preocupaba sobre todo Iván. Corrí también un par de kilómetros, de noche, ya que yo sí que no tenía frontal, hasta que los encontré. Iván hacía mala cara, pero el tío aguantaba, eso si, caminando todo el tiempo. Es lo máximo que le permitía la rodilla. Prefirió no parar a ponerse la rodillera por si no podía volver a arrancar. El resto también estaban algo cansados por el hecho de caminar, pero aguantaban bien. El efecto de lo que se hubiera tomado Paco ya se le había pasado ... Al andar cojo, el problema que tuvo Iván era que le salieron ampollas en los pies, y cada paso era un suplicio. Cuando llegamos al pabellón los podólogos le hicieron unos curas. De hecho le hicieron un corte en cada ampolla para vaciar el hematoma y le pusieron hidrogel y protección. Después un masaje a los que quisieron, rodillera, y volvieron a marchar entre las 23: 00/23: 30, no lo recuerdo bien. A todo esto, a Juanjo y Pau les veía muy bien, aunque como ellos mismos dijeron, el caminar de noche bajaba los ánimos. Yo les dejé un cortavientos, y creo que Fran una camiseta interior.

Llegamos hacia las 00:00 al siguiente y último punto de control, en Santa Cristina d'Aro. Nos esperamos en el coche y aprovechamos para hacer alguna actualización. Estuve estimando más o menos su hora de llegada (la 1:15), y de nuevo salí corriendo a buscarlos. Los encontré un poco después de 2 kms y con el móvil fui iluminando un poco el camino de Iván, que estaba destrozado y caminaba en modo zombi, sin pensar.

016db69ebb545774cd990a78d1d3a18330cdbfe080

Dejadme que haga aquí una pequeña parada antes de continuar el relato. A mi modo de ver hay diferentes tipos de héroes. Ya sólo hay que ver las películas para ver que todos ellos tienen siempre características comunes, pero cada uno de ellos tiene un punto que los diferencia sobre los demás. Para mí en esta carrera hubo 4 héroes (superhéroes) diferentes . Los explicaré por orden de edad, por poner un orden:

Tenemos a Paco, el héroe mental, el héroe experimentado, aquel que tira del grupo sin parar aunque él esté sufriendo como el que más. Siempre animando al resto, tirando de ellos, corriendo arriba y abajo. Es como un camión trailer que tira de todos, y además literalmente con el frontal que llevaba. Una especie de Gandalf que sólo le falta decir: "¡ Corred, insensatos!".

Luego está Juanjo, que es el héroe silencioso, el que no dice nada, no se queja de nada, pero va haciendo paso a paso todo el camino, y que da la sensación también de que para él esto no es tanto. Lo vas mirando y piensas, a la siguiente comenzará a sufrir, pero no, él igual, sin quejarse. Es el héroe tranquilo, equilibrado, una especie de Clark Kent /Superman.

Iván para mí es el héroe coraje sin lugar a dudas. Una especie de Lobezno, pero a lo bestia. Sufriendo dolores inimaginables en la rodilla y en los pies, y haciendo paso tras paso, hasta llegar a la meta para ver a su familia. Todo corazón y todo orgullo, todo valor. Impresionante la hazaña que tuvo que hacer. Recuerdo también que me dijo: "es como si tuviera un dolor de cabeza impresionante , pero en la rodilla".

Y por último tenemos a Pau, el incansable, el héroe joven aprendiz que tiene energías para dar y tomar, y que más vale no tocarle las narices por que muerde. Es Flash, rápido como él solo aunque lleve 70 kms, feliz y contento de haber superado una proeza así casi sin darse cuenta.

01e1371f711a50041a10a4e4dff5461bee189a1a2a

Ya está, ya podemos volver a lo que queda de la historia. Los 4 fantásticos salieron de Santa Cristina dispuestos a recorrer los últimos 9,4 km que los separaban de la gloria. No estuvieron mucho rato parados, porque era mejor no relajarse demasiado. Nosotros salimos también hacia Sant Feliu y llegamos con tiempo de sobra siguiendo a otros coches. Pudimos aparcar junto a la meta, y allí nos encontramos a Ismael y Yoli (de Corresolidaris) que habían venido a animar, y eso que eran más de las 2 de la madrugada, así como algunos familiares de Iván (las niñas evidentemente ya estaban durmiendo).

01b188c513b85ddc499386417aef26210a7bd11c88

Con Fran y Simón preparamos las mochilas con las banderas de corresolidaris y del Diario de Sofía y Sara para la llegada. Una vez hechas, Fran y yo salimos con las 4 mochilas preparadas a buscarlos, y los encontramos a 1 kilómetro de la meta. Con todo el coraje, todos juntos caminamos aquellos últimos cientos de metros que quedaban, se pusieron las mochilas, y los 6 entramos en meta. Creo que no pudieron casi ni saborearlo de tan cansados ​​que estaban. Nos dieron a todos 6 una medalla y después hicimos varias fotos, y como no podía ser de otro modo , los duchamos literalmente con cava (hay un video en el facebook que lo demuestra).

011510fc68ed3cbf14cd7c20079dcc03c8af26e6dc

Un poco más de 17 horas de carrera, y una merecida 49 posición de los más de 400 equipos. ¡Impresionante! Ninguno de ellos en ese momento dijo de repetirlo, pero quien sabe ... Sólo quedaba volver al hotel y descansar (eran las 3:30), y yo volví con Ismael y Yoli que amablemente me llevaron a casa. Para mí eso tampoco tuvo precio, porque al día siguiente lo que si sé es que tenían que dejar el hotel a las 10:00 ... Ups...

Por cierto, con la "tontería" de ir y venir, y llevar bolsas y todo yo me metí en el cuerpo más de 30 km, lo que tampoco está nada mal.

Este artículo lo he tenido que rehacer un par de veces por que por alguna extraña razón no se ha grabado bien, y quizás echáis de menos cosas que contar. Espero que igualmente os parezca bien. Os dejo ya, porque si no no podré salir a entrenar para hacer yo carreras.

¡¡Salud y kilómetros!! (100…)

Deja un comentario