Crónica Maratón de Barcelona 2017

Hola a todos,

Como muchos ya sabéis, este año no tenía pensado hacer la Maratón de Barcelona, Y por tanto no la he entrenado específicamente. Sin embargo, la semana pasada me salió la oportunidad de hacerla gracias a mi amigo de VT Juan Pablo y fui. Dudé, pero como bien me dijeron "No te engañes, la acabarás haciendo".

Como podréis comprobar, ésta ha sido una maratón muy diferente para mí. Para empezar, fui sin ningún tipo de presión de hacer marca personal. Siendo conocedor de que me faltaban kilómetros, y de cómo me había ido la última y única media que he hecho este año donde casi dejo el hígado literalmente, sabía que me la tenía que tomar con tranquilidad. Decidí por tanto ir a mi ritmo, sin estresarme. Incluso en el bolsillo del pantalón me puse unas monedas por si tenía que volver en metro en algún momento. No, no soy ninguno de los que han pillado en el metro ... sin comentarios.

Antes de empezar me reuní con los Corresolidaris, donde hicimos una foto de grupo, y poco después ya fui hacia la salida con Fran Castillo. Allí me encontré Antonio, Kiko y Juanjo de Corresolidaris, y a Carles y Marc de Viladecans Triatló. Los primeros querían hacer la maratón a 4'35 '', y los segundos bajar de las tres horas. Yo en principio pensé en salir a 4'30 '' e ir viendo, sin estresarme. En teoría tenía que ir con Fran, pero él fue un momento al baño y ya no nos volvimos a encontrar.

Dieron la salida, y fui tirando en solitario. Como estoy bastante acostumbrado a hacer tiradas solo, es algo que llevo muy bien y que también me gusta, así que me dediqué a disfrutar de la gente que animaba y seguir la riada que tenía delante. Era uno de esos días donde te encuentras muy bien, y los pensamientos negativos no aparecen por tu mente, y si lo hacen, se desvanecen rápido. Recuerdo que durante un rato pensé que la barriga me daría la lata, pero me distraje viendo un grupo de gente disfrazada de piratas (que ya son ganas) yendo por avenida Madrid, y me olvidé. Mientras iba tirando, viendo que estaba bien, decidí intentar mantener el ritmo a 4'30 '' en subida y plano, e ir más rápido en las bajadas, pero recuperando pulsaciones. Así pues, una vez llegué a Numancia, bajé más o menos alrededor de 4'12'' o así hasta llegar a la Gran Via. En uno de estos tramos me encontré a Fran, que me dijo que quería seguir a su ritmo, así que tiré.

En la subida de Paseo de Gracia hice otra vez lo mismo, manteniendo a 4'30 '' subiendo. Allí vi a mi pareja Marta y la Miriam, que estaban esperándonos a mí y a Pep, quien también hacía la Maratón. Hacia el kilómetro 15 tuve un momento de duda sobre lo que estaba haciendo, pero al hacer la bajada pasando por delante de la Sagrada Familia, donde vi a Javier Gracia animándome, me volví a recuperar. Después vino la Meridiana de subida, y sin darme cuenta me encontré incluso subiendo a 4'20 '' y di la vuelta para plantarme en la media maratón. En aquella bajada noté un poco el cansancio y me tomé un gel, y dejándome llevar llegué hasta el trozo que transcurre por la Gran Vía, en el kilómetro 24. Recuerdo aquel tramo muy bien, porque era el lugar donde el año pasado me empezó el flato que no me abandonó durante toda la carrera. Esta vez, en cambio, me sentía bien. Bajé hasta llegar a Diagonal Mar, donde vi a Esther de VT que me animaba, y fui subiendo hacia la Torre Agbar. Allí ya empecé a ver muchos "Walking Dead" y que no necesitaban ni el maquillaje ... Por suerte, a mí no me supuso un esfuerzo muy grande, pero cuando estaba arriba de la Diagonal mis pulsaciones medias empezaron a superar el umbral anaeróbico (166). Hasta ese punto todavía no lo había hecho excepto puntualmente, lo que me decía que iba bastante bien.

Pasé el 30, y el famoso muro por suerte no estaba allí (¿se lo había llévado Trump?), pero el cansancio se empezaba a notar, aunque nada que ver con los otras veces. Me tomé otro gel en el km 32, apurando un poco, antes de llegar al litoral. Allí noté algo de aire, pero fue poco. Recuerdo que pensé que ya sólo quedaban 10 km, una carrera de 10 km a ritmo tranquilo. Tampoco era tan tranquilo, porque según el Garmin, que estaba haciendo el tonto, desde el km 17 hasta el 33 casi todos habían estado por debajo de 4'20 '' , incluso alguno a 3'50'' (lo que no era posible). En teoría a partir del 33 me mantuve alrededor de 4'30 '', y a partir del 35 recordé que en Julio haría un Ironman y que eso lo tendría que volver a hacer, pero con la carga de los 180 km de bici y 4km de natación previos. La verdad era que cuando subia por Arco de Triunfo, aunque aceleré, mi cuerpo quería parar. No era un "tengo que parar por narices", sino un "estaría bien acabar ya esto". No era nada si lo comparaba con el martirio de la última edición, digno de semana santa. Cuando llegué a Plaza Cataluña, miré el tiempo; 2 horas 45 minutos clavados. Incluso bajando el ritmo haría marca personal, sin habérmelo propuesto. Si hubiera sido otra maratón, hubiera acelerado para ganar tal vez un par de minutos, pero no era mi objetivo y no quería destrozarme, así que bajé a 4'30 '' cansado pero sin vaciarme, e hice el paseo del puerto con muchas ganas de llegar al Paralelo para poder enhebrar los dos últimos kilómetros. Podía haber corrido más, pero no me hacía falta, y no valía la pena. Incluso bajé el ritmo.

Empecé a subir y otra vez volví a pensar lo mismo. "No te mates ahora, ya haces marca y ni te lo habías planteado. Recuerda el Ironman, que es el objetivo". Bajé a 4'40 '', disfrutando de la gente que no paraba de animar a todo el mundo. Terminando Paralelo estaba Berto, y luego Voltio. Hice la última curva para ver al fondo la meta, y entonces, al mirar el marcador, me entró el pánico de no hacer marca por primera vez, e hice un sprint final. Sí, después de 42 km .... Pasé la meta, caminé y me encontré con el Iván del Diario de Sofia y Sara, y luego a Ismael. Estuvimos un rato charlando, pero como sabía que mi pareja me estaba esperando acabé marchándome. Sé que de todos los que conocía algunos no pudieron hacer el tiempo que querían, otros hicieron su marca (Xavi, Pep), otros se estrenaban (Kiko), pero sobre todo muchos lucharon para aquellos que no podían (Olga, Ivan y resto de Corresolidaris).

Cuando me pusieron la medalla, me encontraba muy fresco. No tenía esa sensación de estar caó como el resto de ocasiones. Salí de la zona del avituallamiento y Marta me dijo lo mismo, que no parecía que hubiera corrido la Maratón (los últimos años hacía la típica cara que parece que me haya pasado por encima un autocar, un tren y una banda de músicos). Fui a los masajes, donde si que tuve una rampa divertida con los estiramientos que me hicieron, pero que se me fue igual de rápido que había llegado. Con Marta caminamos hasta el coche que lo tenía en el quinto pino, por que soy así de listo aparcando, bajando escaleras pero sin notar molestias. Me encantó eso. Nada de andar como un zoombie, nada de necesitar ayuda para bajar unas escaleras cogiendo una rampa en cada escalón, ... Relax.

Ya en casa, por la noche Marta, que es quiromasajista (la pareja ideal de un runner), me dio un masaje con el fantástico aceite deAnimaRunner que me fue muy bien. El lunes me levanté bien, sólo con un poco de agujetas en la parte de la fascia del cuádriceps, pero casi imperceptibles. Por la tarde fui a correr, 11 km, haciendo un poco de fartlecks, último minuto a 3'30 ''. ¡Quiero que todas las Maratones sean como esta!

El garmin me marcó un poco más de 43 km, pero bueno .... En cuanto a mis estadísticas, pues han sido estas:

Tiempo real3h:09m:37s:
Posición final: 1076.
Participantes que han terminado: 16346 (de más de 20.000).

Os dejo el Garmin, como siempre, con las pulsaciones, recorrido, track, altimetría y el resto:


¡Salud y kilómetros!

Deja un comentario