Ampollas en los pies: Entrenamiento tirada larga

A todos los corredores nos ocurre de vez en cuando, y quien diga lo contrario, miente como un cosaco. Hoy, me ha vuelto a tocar a mi. Llevaba bastante tiempo sin tener ampollas en los pies. Como ya sabéis, hace nada me compré unas zapatillas nuevas. Hasta hoy no me habían dado problemas. Luego he caído. Aún no había hecho ninguna tirada larga a una intensidad más alta de lo normal, y encima con el calor que hace, pues claro, ampolla. Por suerte no es demasiado grande.

¿Cuando aparecen las ampollas en los pies?

  • Cuando empiezas a correr por primera vez, y empiezas a aumentar la distancia por encima de los 5km.
  • Cuando hace tiempo que no corrías, empiezas otra vez, y se te ocurre hacer una tirada más larga de lo normal.
  • Cuando te cambias las zapatillas, o usas unas plantillas nuevas, y haces una tirada de más de 8 Km.
  • Cuando las zapatillas que llevas no son de tu talla.
  • Otra fórmula que no falla es la que me ha pasado hoy: Tirada larga, zapatillas bastente nuevas, intensidad elevada, y sudor.

¿Cómo impedir que te salgan?

Una cosa que a mí me ha funcionado muy bien son los calcetines antiampollas. Los llevo siempre. Con los del Decathlon vas que te estrellas. Eso sí, no son infalibles. Hubo una temporada que tenía muchas, los empecé a usar, y se terminaron. Y ahora, como hoy, solo me salen en situaciones excepcionales, y nada que ver con las que tenía entonces…

Otra forma de evitarlas es untarte los pies con vaselina deportiva. Para las medias maratones es recomendable si eres propenso. Ahora ya no lo hago, pero también me fue bien una temporada.

En cuanto al entreno de hoy, para que os hagáis una idea, he hecho 16 Km a un ritmo constante de 4:30, y he acabado a 4:20 el último kilómetro. Con la temperatura, que rondaba los 25 grados, ha hecho su efecto. Llevaba un ritmo muy bueno, pero en el kilómetro 10 me he encontrado un cabrero con todas sus bonitas cabras que me han hecho parar. Después de avanzar entre ellas como he podido, he vuelto a correr, pero quería hacerlo todo de un tirón y no he podido. Parece mentira que esté solo a 15 kilómetros de Barcelona y pasen estas cosas. Sea como sea, me ha hecho gracia.

¡Salud y kilómetros!

Deja un comentario