Triatlón de Montgat con Proyecto Polo

Hoy no os haré una crónica de la Triatlón de Montgat, ya que no participé de manera competitiva y no puedo decir mucho en este sentido. Lo que si que os quiero explicar es cuál fue mi experiencia con "Proyecto Pol”, y como fue eso de acompañar a Tony Molinos y su hijo Pol durante esta triatlón. Porque, efectivamente, eso es lo que hice ayer.

Vía Corresolidaris me informaron de que necesitaban alguna persona para reforzar el equipo de "Proyecto Polo", y me preguntaron si podía ir. Yo estaba inscrito a otra carrera (la Trail de los 3 Municipios), pero consideré que era más importante hacer esta y así ayudar de alguna forma. ¡Carreras competitivas hay todo el año! Estuve hablando con Tony que me explicó exactamente en que consistía el evento. La idea era utilizar esta triatlón como prueba para más adelante hacer una triatlón olímpica. El objetivo era llevar a su hijo Pol durante toda la carrera. Antes de continuar, debéis saber que su hijo Pol sufre una enfermedad que se llama HNC (Hiperglicinemia no cetósico), y que el objetivo siempre es ayudarle y dar a conocer la enfermedad. Como Corresolidaris, esta es una de las tres causas a las que apoyamos. Podéis encontrar toda la información sobre HNC, y hacer donaciones, en su página web.

proyectyo_pol_triatlo_montgat

Llegué hacia las 8:30 allí a la carpa. Tony iba literalmente de culo, y aparte, tuvimos que solucionar un problema con los dorsales. Avelino, Eva, sus hijos y Rafa nos vinieron a ayudar también. Nuestra salida estaba programada a las 10:00, saliendo después de los últimos nadadores para no molestar. Llevamos la barca entre cuatro al punto de salida, Tony puso a Pol con mucho cuidado y cariño, y esperamos que nos dieran la salida. Toni se puso una chaqueta flotador de surfista donde llevaba un arnés, y este arnés sujetaba dos cuerdas que se ataban a la barca. El objetivo mío y de Iván, el otro triatleta que nos acompañaba, era ir controlando la barca mientras él nadaba (que no se fuera de lado, que Pol estuviera bien,...).

Entramos, y Tony comenzó a nadar estirando de la barca, pero cuando llevábamos pocos metros ya se dio cuenta de que su espalda no le dejaría hacerlo, y tuvimos que volver. Tony hacía poco que había sufrido un accidente de coche, y su espalda había quedado resentida y todavía no se había curado, pero como padrazo que es él quería hacerlo a toda costa.

Dada la situación, le propuse hacer yo el tramo de natación tirando de la barca, y él aceptó. Era un reto que me daba mucho respeto, sobre todo porque era una gran responsabilidad llevar a Pol, y no lo vamos a negar, también por la problemática de tener que tirar de la barca. Sea como fuere, Tony necesitaba probar si la barca podía servir para hacer una triatlón olímpica, y la única forma de hacerlo era así.

Me colocaron el chaleco, y se nos unió Germán para nadar junto a la barca. Los tres salimos en dirección a la primera boya, seguidos por alguna piragua y barca de salvamento. Al principio no fue tan duro como pensaba, pero poco a poco fui notando cada vez más el peso. Por suerte mis compañeros me iban ayudando todo lo que podían con la barca, y pudimos completar los 900 metros nadando en algo más de 21 minutos, y lo más importante, Pol se lo pasó bien. Cuando su padre, que estaba en la orilla del mar esperándonos, lo sacó de la barca, Pol estaba riendo y contento.

proyecto_pol_montgat

Después de hacer una larga transición para prepararlo todo, salimos a dar una vuelta en bicicleta. Tony llevaba un carrito especial que arrastraba con la bici. Tuvimos un problema con el mismo carro, y después la espalda también le dolió, pero sirvió como prueba.

Finalmente, en el tramo de correr es donde hubieron la mayoría de las sorpresas. Nos pusimos a correr y a empujar el carrito de Pol todos por turnos, haciendo un buen grupo. Aquí se nos unió también Xavi Sancho, que había hecho la triatlón antes, Avelino y sobre todo el gran Rafa López, y completamos el recorrido a un ritmo tranquilo pero constante, vigilando mucho con las piedras y los baches.

Los últimos metros hasta meta los hicieron Rafa López y Paula con Pol, y el último en entrar fue Tony, quien llevaba una camiseta con la fotografía de Héctor, un niño de pocos años afectado por la misma enfermedad que Pol y que desgraciadamente falleció hace unos días. No puedo hacer otra cosa que expresar mi pésame a la familia, así como admirar el gran gesto que tuvo Tony hacia ellos.

Así pues, hoy no hay ficha, no hay tiempo y no hay garmin. Me gustaría, aparte, agradecer el apoyo de la organización de la Triatlón de Montgat hacia Pol y todo el proyecto que representa, y evidentemente a Tony y su familia por todo lo que hacen. ¡Esto si que es fortaleza, energía y orgullo para todos!

¡Salud y kilómetros! (¡y solidaridad!)

Deja un comentario